jueves, 29 de enero de 2015

Un recuerdo para Villafañe ,Walsh y Bufano : "Los títeres y las canciones infantiles"

 En Argentina es precursor de los títeres ese Maese Pedro quijotesco: Javier Villafañe, famoso en todo el país por sus “Títeres de la Andariega”, compañía teatral ambulante que alegró a todos los niños con su algarabía multicolor y las gracias dicharacheras de sus muñecos.
Andariego, ambulante como los antiguos juglares que armaban su tabladillo por calles y plazuelas, Javier Villafañe, inspirado en la titirería popular, gesticulante, onomatopéyica y graciosamente poética, de verso breve, es un niño más que juega con sus muñecos (…)
Javier Villafañe ha realizado una gran obra con su teatrillo y sus publicaciones: “Coplas, poemas y canciones” (1938), “Teatro de títeres” (1943), “El Gallo Pinto” (1944), “Los niños y los títere” (1944), y con la bella y acertada recopilación del “Libro de cuentos y leyendas” (1945), ilustrado con dibujos de niños de las escuelas primarias (…)
La personalidad de María Elena Walsh destaca en estas actividades. Como Villafañe, es autora y juglar a la vez. Su producción, que comienza en 1947, con “Otoño imperdonable”, “Apenas viaje” (1948) y las “Baladas con Ángel” (1951), se completan con la publicación de poesía “Tutú Marambá”, alegremente cantarina y alocada, con rima infantil que brinca y hace cantar a los niños. El ritmo breve y musical de sus poesías, llevado al escenario, es teatro infantil de la mejor clase (…)

Material extraído del libro "Historia y antología de la Literatura infantil Iberoamericana", de Carmen Bravo Villasante, Tomo I, editorial Doncel.- Madrid, 1964).

Crecí con María Elena Walsh y la vi actuar en directo y os puedo asegurar que aquél que tuvo esa suerte, no pudo ni podrá, olvidar jamás. Recuerdo ahora que una querida amiga, Patricia, que nos dejó hace unos meses, siempre me decía que cuando leía mis cuentos escuchaba en su interior la voz de María Elena Walsh. Es indudable que lo que vivimos en la infancia nos marca para el resto de nuestra vida. 
También dejo aquí mi recuerdo para mi adorado profesor Ariel Bufano, carismático, insondable, paciente, un ángel para una niña que lo idolatraba. María Cristina Salas

Ariel Bufano
Premio Konex 1991: Pantomima y Títeres
Premio Konex 1984: Teatro para Niños


Nació el 30/11/1931. A los 9 años ya fabricaba sus títeres y a los 17 se enroló como discípulo de Javier Villafañe (PK), uno de los más prestigiosos titiriteros argentinos. Obtuvo la beca del Consejo Británico para la BBC de Londres (1971). Ocupó los cargos de Profesor del Instituto Vocacional de Arte (1960-87), Vicedirector del Instituto Vocacional de Arte (1979-87) y Director del Centro de Estudios Dramáticos. Asimismo, fue el creador del Grupo de Titiriteros del Teatro Municipal General San Martín y del Grupo de Teatro Popular de Títeres. Entre sus publicaciones se destacan La Bella y la Bestia (adaptación para títeres), David y Goliat, Carrusel titiritero, El gran circo criollo, Guillermo Tell y Varieté. Fue distinguido, entre otros, con los siguientes premios: UNESCO en el Festival de Teatro Infantil de Necochea (1965), Molière (1984) y María Guerrero (1986). Falleció el 08/10/1992.

Bufano lograba con el guante un nivel sublime de síntesis y perfección en la manipulación. Era tan verdadero... A veces hasta manejaba dos a la vez. Los objetos lo apasionaban.
Yo recuerdo su escritorio, sus lápices y reglas, sus recuerdos de viaje. También tenía muchas máscaras. Hasta tenía en la pared la máscara funeraria de su padre, Alfredo Bufano, que era mendocino y poeta.
Tenía mucho humor. Un humor sin tabúes: bromeaba con la muerte, con la religión. Su mundo era muy misterioso, le gustaba contarnos a los hijos historias de terror. También tenía un carácter muy fuerte y era un hombre sin medias tintas: o estaba feliz o enojado. En su trabajo era muy obsesivo, hasta en los menores detalles. Todo debía ser como él lo había previsto.
Ariadna Bufano.


No hay comentarios:

Quizá pueda interesarte:

Related Posts with Thumbnails