viernes, 11 de abril de 2014

Carta al Cielo


Cuando todo esté en silencio, vendrás a buscarme en tu nave espacial con tu sonrisa de siempre.
Harás de mi tristeza pompas de jabón para que la olvide, y cogerás mi mano para que me sienta fuerte.
Cuando todo esté en silencio, no habrá más sufrimiento en mi alma porque tú estarás conmigo para secar mis lágrimas, y me sentiré como un águila que remonta el vuelo.
Navegaremos por el cielo dando mil piruetas para jugar a ser dragones y princesas, y recuperaremos el tiempo perdido.
Cuando todo esté en silencio, escucharé mi nombre en tus labios y  daré envidia a los niños por tener esta suerte.
Las nubes serán nuestro trampolín de sueños, y se cumplirán todos, hasta los más pequeños.
Cuando todo esté en silencio, mi alma gritará tan fuerte que ensordecerá mis oídos.
Tendré tus caricias, tus besos, y podrás decirme todo lo que callaste. Encontrarás el momento oportuno para subirme en tu regazo y besar cada uno de mis párpados hasta que concilie el sueño.
Cuando todo esté en silencio, hallaré la paz.
María Cristina Salas






No hay comentarios:

Quizá pueda interesarte:

Related Posts with Thumbnails