jueves, 17 de noviembre de 2011

Desde Moa-Cuba con amor


Hola:
La verdad es que nunca he tenido el placer de tocar con mis manos y hojear con la vista ningún libro de Cristina, muy lejos estoy de sus letras y no hablo desde una visión idealista sino lógica de distancia marcada en que soy cubano y hasta acá no han llegado sus libros. Entonces caben las preguntas de cómo la descubrí y por qué escribo acá. Mi respuesta es sencilla, pende de aquello que nos hace distinto a los demás animales, el arte de comunicar, meses atrás buscaba por ivoox, una página en INTERNET en la cual nos refugiamos los radialistas apasionados y en el buscador coloqué una palabra que marca al hombre desde su llegada a la tierra ENSEÑANZA, y allí estaba el resultado de mi búsqueda CUENTOS CON ENSEÑANZAS y comencé a escuchar sin darme cuenta que los segundos y minutos fueron sumando y ya no pude desconectar ahí estaba lo que yo buscaba lo que yo no podía decir en mis programas de radio pero que a ella se le daba de forma tan natural que no dude en apropiarme de las historias y sobre todo de su voz. Hoy en día para el moense de a pie oír cada fábula en voz de Cristina forma parte de un hábito , de un placer , de una forma nueva de enfrentar la vida con una clara visión, con rejuvenecidos sueños.José Martí, poeta, escritor, revolucionario cubano decía "Un niño debía echarse a llorar si en el día no ha aprendido nada nuevo" y gracias a Cristina muchas lágrimas dejaron de humedecer rostros.
En mis recuerdos no aparece Ikeria la princesa ni el hada Marylina, aunque me gustaría tenerlos en mi recuerdos y que mis niños también pero mientras seguiré con el placer de seguir escuchándote porque hablar saben muchos, comunicar bien pocos y tú eres una de las dotadas.
Saludos Cristina desde Cuba te saluda Yuniesky Luis Frómeta, periodista.

No hay comentarios:

Quizá pueda interesarte:

Related Posts with Thumbnails