lunes, 16 de mayo de 2011

HABILIDADES DE LOS PADRES BRILLANTES


1.- Dejarse conocer por sus hijos
2.- Nutrir su personalidad
3.- Enseñarles a pensar
4.- Prepararles para las dificultades y los fracasos
5.- La mejor manera de desarrollar las cuatro anteriores: DIALOGAR con ellos.
Debemos crear el hábito de sentarnos por lo menos una vez por semana, de dejarles hablar de sus preocupaciones, de sus relaciones… Si no lo hacemos, será un grupo de extraños, no una familia.
La rebeldía, la agresividad, los dolores de cabeza y de estómago repetitivos… son gritos desesperados de atención, de presencia, de cariño. Deberíamos desconectar la televisión y los ordenadores una semana entera cada dos meses y en ese tiempo hacer cosas interesantes con ellos: cocinar, contar chistes, historias, plantar flores, hacer teatro, viajar…
Nuestro mayor deseo debería ser que nuestros hijos fueran nuestros amigos.

...A veces sin que nos demos cuenta viven atormentados por pensamientos ansiosos, o por los exámenes, o por su cuerpo, o porque creen que no se les quieren… Cuando la autoestima es baja la alegría muere.
Poseen más información que nunca sobre el mundo y menos que nunca sobre sí mismos.
Hablar con ellos sobre ellos ¿qué te pasa? ¿me necesitas? ¿puedo hacer algo para que seas más feliz? Para que nos sirve preocuparnos tanto de su alimento, de su ropa… sin son infelices, si huyen de sus problemas, si no pueden aceptar un no, si temen a las críticas…
Hoy en día los niños detestan la paciencia, todo les resulta aburrido, tienen una gran falta de atención, no son capaces de contemplar las flores, los atardeceres, disfrutar de las conversaciones sencillas.
Debemos enseñarles a ser felices con lo pequeño: una sonrisa, un abrazo, una nube…
Una persona emocionalmente superficial necesita de grandes eventos para sentir placer, una emocionalmente profunda lo encuentra en las cosas pequeñas, en las ocultas. Salid al campo, mirad las flores, enseñadles a observar, a ver lo bello que hay a su alrededor. Observar los momentos sencillos, la fuerza que surge de las pérdidas, la seguridad que brota del caos, la grandeza que emana de los pequeños gestos, ahí está la felicidad.
(Extracto de PADRES BRILLANTES, MAESTROS FASCINANTES
AUGUSTO CURY
Zenith/Planeta)

1 comentario:

Isabel Romana dijo...

Bellísimos consejos los que nos has extraido de ese libro, querida amiga. Un abrazo muy fuerte.

Quizá pueda interesarte:

Related Posts with Thumbnails