miércoles, 1 de septiembre de 2010

Queridos opresores



La semana pasada estuve hablando con un señor que adora mis cuentos, fue una alegría conocerlo y dejarme embargar por todos sus comentarios. Estuve una hora y media y se pasó volando, salvo en algunos pasajes en donde me comentó que tenía amigos cazadores que solían ir a África a matar animales en algún safari. Cuando descubrió la tristeza en mis ojos intentó convencerme de que era necesario por la superpoblación, pero no pudo.
Queridos cazadores, jamás estaré de acuerdo con vosotros, es más, si de verdad existe la posibilidad de nacer en animal por nuestras malas acciones como dicen los hindúes, espero que a vosotros os suceda. Que volváis convertidos en leones, en elefantes, en osos, en todos aquellos animales que han sido devorados por vuestras armas feroces. Que sintáis el dolor que han sentido ellos al ser separados de sus seres queridos, arrinconados en algún lugar a la espera de vuestra infamia, sojuzgados a vuestro libre albedrío, dominados a vuestra merced y que experimentéis ese dolor, esa angustia, esa soledad, ese miedo. Esto también se lo digo a los que maltratan a cualquier animal, sea toro, vaca, cerdo, conejo, perro, tiburón, ballena, águila, etc. Espero que algún día comprendáis lo que estáis haciendo, que vuestro corazón se ilumine y toméis conciencia, porque aquello que hacemos a un hermano se manifiesta en nuestra vida, en nuestro mundo, en el planeta. No lloréis por favor clamando a Dios por las desgracias, cada uno provoca en su mundo lo que se merece. Ya lo dijo Jesús, lo que hagáis al más pequeño de mis hermanos me los estáis haciendo a mí.
El hombre debe evolucionar hacia la conciencia, en la era del espacio, los ordenadores, todavía tenemos zoológicos, parques Natura, circos con animales sometidos y todo invento manipulador para ganar dinero sobre estos pobres indefensos que viven torturados por el hombre, sometidos y encarcelados.
Sé que es imposible que os transforméis, necesitaréis muchas vidas, me conformaré con saber que pronto abandonaré este planeta y el dolor de no poder modificar el sufrimiento de los animales y el de las plantas, será menos intenso.
Cristina Salas

Quizá pueda interesarte:

Related Posts with Thumbnails