jueves, 26 de febrero de 2009

Cuento Corto escrito por María Cristina Salas



















NOMEOLVIDES

Nomeolvides es un charquito de agua que tiene apenas un día de vida. Su aspecto es pequeño, pero visible, transparente y apetecible, para cualquier animal o persona sedienta que pase a su lado en un día de calor.

Se encuentra al ras del suelo y su forma es la de una sonrisa abierta y franca. Espera a que la lluvia vuelva a caer sobre él para seguir viviendo. Se ha formado por las miles de gotitas que ella dejó caer horas antes.

Sus ojitos brillantes miran hacia el cielo esperando y le dice con voz cálida y bajita:
- “No me olvides y vuelve a llover para que siga existiendo en este pedacito de cielo-tierra”.

Nomeolvides moja un zapato recién estrenado que pasa presuroso con su dueño al trabajo y lo enfada mucho.

Nomeolvides deja que una niña de mirada dulce refleje su cara en él.

Nomeolvides le da de beber a un perro vagabundo que ha perdido el norte de seguir tanto tiempo al sur.

Nomeolvides se ha puesto triste de tanta gente que pasa a su lado y ni siquiera le dice “buenos días”.

Nomeolvides se ha cobijado bajo la luna llena y deja que las estrellas que coronan el cielo le acaricien.

Nomeolvides…nomeolvides, se diluye despacito hasta desaparecer.


Autor: María Cristina Salas




No hay comentarios:

Quizá pueda interesarte:

Related Posts with Thumbnails