domingo, 4 de mayo de 2008

Los Cuentos de Hadas


Extracto de un estudio realizado sobre la importancia de los Cuentos de Hadas
La presente investigación se realizó para conocer la capacidad que tienen los cuentos de hadas para propiciar la generación de un horizonte de significado en la niñez temprana. Se llegó a los siguientes resultados: los cuentos de hadas, tienen un impacto profundo en el desarrollo del niño, capacita a la persona para dar sentido y orientación a los sucesos de su vida, le da apertura y un mayor nivel crítico. El niño se relaciona directamente con los personajes del cuento y con los elementos de fantasía que en éste aparecen, siendo más fácil y menos amenazadora la identificación con la trama.

Hillman (1979) piensa que las mejores narraciones son las de los mitos, leyendas y cuentos de hadas tradicionales. Los niños preescolares recurren a las historias para explicarse casi todo lo que sucede a su alrededor.

...en un mundo cada vez más complejo, en donde la televisión y los videojuegos acaparan las mentes de los niños, el cuento de hadas vuelve a darle a éstos, el espacio necesario para que reflexionen y tomen consciencia de que su vida tiene un sentido y un propósito y de esta manera puedan ordenar el caos de elementos aislados que viven día con día.

Pearson (1989), hace ver cómo la trama de los cuentos de hadas pertenece a todas las culturas, y como a través de las figuras arquetípicas podemos ir comprendiendo nuestro propio proceso de desarrollo como personas.

La característica esencial del cuento de hadas es la necesidad de un final feliz. En todos los cuentos de hadas verdaderos el espíritu del optimismo y el triunfo corre por ellos como un hilo dorado. Desde el principio se sabe que triunfará la buena voluntad y que, aunque haya fuerzas peligrosas o amenazadoras a las que enfrentarse o evitar, existen otros poderes cuya ayuda se puede invocar y que nunca se niega esta ayuda a los que confían en ellos y cumplen con sus condiciones. El héroe y la heroína terminarán por encontrarse, se casarán y vivirán felices por siempre jamás. (Cooper J.C., pp. 14)

Bettelheim destaca la importancia de los cuentos de hadas, ya que se distingue del resto de la literatura infantil que intenta o entretener o informar, o incluso ambas cosas a la vez. Pero la mayoría de estos libros es tan superficial, en sustancia, que se puede obtener muy poco sentido a partir de ellos. La adquisición de reglas, incluyendo la habilidad en la lectura, pierde su valor cuando lo que se lee no añade nada importante a la vida de uno (Bettelheim B., pp. 10). El autor, explica que para que la historia mantenga de verdad la atención del niño, ha de divertirle y excitar su curiosidad. Pero, para enriquecer su vida, ha de estimular su imaginación, ayudarle a desarrollar su intelecto y a clarificar sus emociones; ha de estar de acuerdo con sus ansiedades y aspiraciones; hacerle reconocer plenamente sus dificultades, al mismo tiempo que le sugiere solucionarse a los problemas que le inquietan. Resalta lo importante que es que el adulto que está cerca, se encargue de dar pleno crédito a la seriedad de los conflictos del niño, sin disminuirlos en absoluto, y estimulando, simultáneamente, su confianza en sí mismo y en su futuro (Bettelheim., pp. 11).

Según la Pedagogía Waldorf, el incluir cuentos infantiles, como parte de la formación o educación de los niños, es útil como tarea para lograr el ir despertando al niño poco a poco hacia su entorno. En los primeros años de la educación se trata, a través de narraciones llenas de fantasía, de traer a la consciencia los animales conocidos, las plantas, piedras, montañas, los ríos y prados, los cuales adquieren mayor vida si dejamos que los seres hablen entre ellos. También es importante que el núcleo de la historia conlleve algo moral en sus imágenes, pero sin ser una moral penetrante. El humor dentro de la historia es una gran ayuda. Lo mejor es que estas historias, salidas del propio entorno, se las invente uno mismo. Pero afirman, que el maestro puede observar ejemplos que le ayuden a desarrollar él mismo esa capacidad (Steiner R., pp. 41, 1982).

El cuento es una herramienta fundamental para trabajar con niños ya que éstos comprenden mejor el lenguaje de la fantasía, es por esto que comprenden mejor su contenido.
La fantasía le habla directamente al inconsciente del niño.
El niño vive el mundo adulto como algo ajeno a él, no lo comprende, no puede entender las explicaciones de los adultos. Con los cuentos, se relaciona directamente con los relatos, se identifica y los une a sus experiencias de vida. Éstos le dan un punto de referencia para seguir adelante.
Los cuentos ayudan a los niños a entender sus emociones, le permiten comprender la manera en que funciona el medio. Además les ayuda a resolver problemáticas y a entender de manera fantasiosa las cosas que pasan en la vida.

En diferentes cuentos y relatos, los niños se identifican con los personajes y viven situaciones a través de ellos, dependiendo las situaciones que cada uno viva, es por esto, que la importancia reside en lo que despierta el cuento en el niño.

Los elementos trágicos en los cuentos son fundamentales, pues el niño debe comprender que el mundo en el que vive tiene conflictos que va a tener que resolver. Es la manera de mostrarles que no todo es bueno, además, les da un punto de referencia para cuando ellos pasen por éstas situaciones. Así, los niños se reflejan en ellos, y pueden entender que las situaciones adversas les suceden a todos. Las amenazas no se les deben ocultar, se les debe enseñar a vivir con ellas.

La lectura de cuentos motiva y estimula la imaginación de los niños. El nivel de análisis es mayor, además de que desarrollan una mayor facilidad para expresarse. Les da apertura, además de que los elementos aprendidos, son una herramienta para afrontar el mundo que los rodea.
El nivel crítico que llegan a desarrollar es mayor comparado a los niños a los cuales no se les ha leído cuentos.

Conclusiones:En la etapa preoperacional, los niños no pueden utilizar aún la lógica, su pensamiento es simbólico, por lo que comprender valores o mensajes resulta más fácil si es a través de cuentos, es decir, representado simbólicamente, además de que los cuentos manejan un lenguaje más familiar para ellos, el pensamiento mágico o la fantasía. La identificación con los personajes, además de la problemática que ellos presenten, varía también con la edad, por ejemplo, los niños pequeños, logran una mayor identificación con los animales, debido a que la trama es aún más simbólica.
La necesidad básica del ser humano está en comprender cuales son los significados del horizonte en el que habita, para los niños, esta forma de entender se logra a través de claves de interpretación, como lo es el cuento de hadas, en ellos, los niños logran relacionarse e identificarse directamente con los personajes y sus problemáticas. Así, reflejándose en la vida de los héroes de los cuentos, los niños van comprendiendo su propio proceso de desarrollo como persona. De esta forma, les es más fácil superar las situaciones adversas que se les presentan, ya que en todos los cuentos de hadas se presentan elementos trágicos, que finalmente el héroe supera. Cuando un cuento despierta interés en el niño, es porque este está en sintonía con sus ansiedades y aspiraciones, así como con sus dificultades. Al mismo tiempo los mismos, le sugieren soluciones a los problemas que le inquietan. Lógicamente, el cuento les debe divertir y entretener, se ha notado, que el tono en el que el cuento sea contado influye directamente en el interés del niño hacia el mismo, logrando así una mayor identificación con la trama. Se ha observado que a los niños les gusta expresar las emociones que el cuento les despierta a medida que este es contado, al igual que representar el contenido con cantos, compartiendo opiniones o imaginándose otros finales.
Al pasar de los años se han contado muchos cuentos nuevos y modernos, se podría decir “actualizados”, sin embargo no es casualidad que los cuentos que los niños más disfrutan son los clásicos, éstos se basan en una narrativa arquetípica en donde la cualidad simbólica de las imágenes entra en el inconsciente del niño, logrando una mayor comprensión de las situaciones y experiencias.
El contar cuentos de hadas desde la niñez temprana capacita a la persona para dar sentido y orientación en los sucesos de su vida, les da apertura, y un mayor nivel crítico.

Entrevista 1
Nombre: Patricia Gaxiola
Experiencia con niños: 30 años. Fundadora y directora de la escuela Surcos. Actualmente directora y fundadora de la escuela preescolar Caracoleta. Autora del libro “Inteligencia Emocional en el Aula”. Patricia desde un principio se mostró muy entusiasmada por colaborar con la investigación. A lo largo de la entrevista comentó varios puntos importantes.
Patricia: Es impresionante la cantidad de literatura infantil que existe hoy en día, y es asombroso la labor que se puede realizar utilizando ésta como herramienta en el trabajo con los niños preescolares. Me parece increíble, que aún cuando hay una gran cantidad de cuentos actuales, el niño sigue siempre fascinándose y apasionándose con los cuentos tradicionales. En mi experiencia, a lo largo de mi trabajo con los niños, me doy cuenta de que los cuentos de hadas, le hablan directamente al niño, utilizando un lenguaje accesible para ellos, el lenguaje de la fantasía, y por esta razón comprenden mejor su contenido y se enriquecen. El cuento actual, elimina la fantasía, los elementos fantásticos y mágicos del cuento tradicional, y por esta razón acaba con la riqueza y el niño no lo disfruta igual. Hay algunos cuentos actuales, basados en los tradicionales, que también han funcionado en mi trabajo con los niños, pero en general trato de utilizar los cuentos de hadas, pues he visto una identificación increíble de los niños con los relatos. El cuento tradicional, tiene varios elementos que son constantes, siempre se basa en el esquema del triunfo del niño sobre el mundo adulto, de la misma manera siempre triunfa el bien, hay elementos mágicos y fantásticos, y tienen siempre un final feliz. Estos elementos son muy importantes, pues el niño vive el mundo adulto como algo ajeno a él, no lo comprende, y es por esto que el cuento le da tanto, se relaciona directamente con los relatos, se identifica y los une a su experiencia de vida. A lo largo de mi trabajo con los niños, me he dado cuenta de que el cuento juega un papel fundamental en la resolución de problemas relacionados con el miedo y el abandono en el niño. Las tramas de los cuentos ayudan al niño a entender sus emociones y, de esta manera a superar poco a poco sus miedos, los cuentos son una herramienta maravillosa que le permite al niño comprender más a fondo la manera en que funciona el medio en que se desenvuelve. El cuento le habla directamente al espíritu del niño, a su alma, a su humor. Me parece que dentro de los cuentos, los elementos trágicos, son fundamentales, pues el niño debe de comprender que el mundo en el que vive tiene conflictos, que va a tener que resolver, no podemos pintarle al niño un mundo color de rosa, y esperar a que cuando crezca se de cuenta de que no es así. Con el uso de los cuentos de hadas, el niño comprende que el mundo en el que vivimos, es en momentos difícil, existen problemas, pero estos se pueden resolver. Los padres piensan que deben evitar cualquier señal de sufrimiento al niño, pero esto no es lo conveniente, pues el niño debe de estar consciente del mundo en el que vive. Y el cuento se lo transmite desde un nivel de fantasía, hablando directamente a su inconsciente. El cuento de hadas, logra que el niño se identifique de tal manera, que comprenda su experiencia en el mundo, el cuento ayuda al niño a encontrar un camino dentro del caos adulto que percibe a su alrededor.
Para citar este artículo:
Diez Rienzi, Ludmila y Domit Palazuelos, Verónica . (2007). "La capacidad de los cuentos de hadas de desarrollar un horizonte de significado desde la niñez temprana". Odiseo, revista electrónica de pedagogía. Año 4, núm. 7. Obtenido el [fecha] de http://www.odiseo.com/.

Quizá pueda interesarte:

Related Posts with Thumbnails